13 Reasons Why: Una pequeña obra maestra

¡Hola chicos!
Hoy os traigo la reseña de una serie que me ha dejado tocada en muchos aspectos. 
Que me ha hecho reflexionar y me ha contraído el corazón. 
Que me ha arrancado lágrimas y me ha hecho sentir impotente. 
Pero que es simple y llanamente brutal. Brutal en cuanto a su argumento, brutal por sus interpretaciones y brutal porque es real como la vida misma. 
Os estoy hablando de 13 Reasons Why (Por 13 Razones) que, tal y como he puesto en el título de la entrada, es una pequeña obra maestra que todos deberíamos ver en algún momento. Súper recomendada. ¡Empezamos! 



Hay series que entretienen. Que sirven para pasar un buen rato. Que son frívolas o que se convierten en nuestro particular guilty pleasure sin saber muy bien el cómo ni el por qué. 

Y de repente aparece una serie como 13 Reasons Why: no tiene efectos especiales, ni grandes decorados, ni protagonistas que nos hagan suspirar. Pero tiene algo mucho más potente: una historia tremenda, cruda y terrible. De esas que desearías no haber visto y con la que después de sus trece capítulos te hace reflexionar acerca de que algo (y gordo) pasa en esta sociedad que llamamos avanzada y cuyas actitudes, en ocasiones, dan nauseas

Supongo que ya habréis oído el resumen de la historia y si no os lo explico ;): Hannah Baker. Adolescente. Chica nueva en instituto nuevo. Trágico exponente de cómo una persona fabulosa, exitosa y llena de talento acaba quitándose la vida por culpa del acoso recibido. Y cada uno de los motivos que la llevan a ese desenlace, se explican en 13 caras de cassette (13 capítulos), cada una de ellas dedicada a uno/a de los responsables de su final.

Premisa sencilla pero magistral, que hace de la serie algo digno de ser visto ya no solamente por las magníficas interpretaciones de sus protagonistas, sino esencialmente por el mensaje: tú, yo, cualquiera podemos ser víctimas o verdugos. Que con nuestros actos, por pueriles o inocentes que nos parezcan, pueden dañar hasta lo más profundo a alguien. Que pese a que lo que se narra es algo extremo, tristemente sucede y nuestra sociedad, todos y cada uno de nosotros, juega un papel fundamental para frenar estas actitudes.

13 Reasons Why es una serie que habla esencialmente de la decadencia. De la decadencia personal y social. De cómo una persona exitosa, maravillosa, repleta de ideas geniales y talento a raudales se marchita ante los ojos del espectador. De cómo existen personas que apenas merecen tal calificativo y hacen de la destrucción su modo de vida. De la decadencia de una sociedad INCAPAZ de inculcar valores humanos, de estigmatizar e ignorar a la víctima, INCAPAZ de poner freno a un lastre que destroza corazones y reduce a cenizas el alma de una persona. Y dios, siento vergüenza de pertenecer a una sociedad así.

Aunque no sólo de historia vive 13RW que también, sino que la forma que tiene de presentar la historia también juega un elemento capital. Hannah nos presenta toda la trama a través de cintas grabadas por ella misma, escuchando su voz y rememorando los momentos que la llevaron a su decisión final. Y es sorprendente lo bien que funciona la fórmula, lo ágil que es el relato pese a durar cada capítulo cerca de una hora, consiguiendo que se pase volando y que haya visto la serie entera en apenas unos días. 

Eso sí: una historia de esta magnitud no podría haber funcionado como lo ha hecho sin unos actores que reflejen los sentimientos de una manera brutal. Tanto Katherine Langford (Hannah, la protagonista) como Dylan Minette (Clay, el chico que recibe las cintas y junto al cual escuchamos toda la historia) son excepcionales. 
Ella, una mezcla de fragilidad y fortaleza abrumadora, de esas protagonistas que estás esperando a que se fragmenten a tus pies en diminutas piezas de cristal para poder recogerlas y volverlas a juntar, capaz de ponerte la piel de gallina, de que sufras y te alegres con ella minuto a minuto sin esfuerzo alguno. 
Él, un guía de excepción con una evolución interpretativa muy creíble y un guión en el que, pese a no hablar demasiado, destaca irresistiblemente, rivalizando con Langford en el papel principal.

Como habréis deducido, ésta no es una serie fácilmente digerible. Es terrible. Y lo es mucho más si somos conscientes de que cosas así, día a día, ocurren. Pero merece muchísimo la pena. Merece el sufrimiento y la angustia que te hace pasar simplemente por el hecho de hacerte mejor persona. De conseguir que reflexiones, que te plantees que has hecho tú por evitar que cosas así sigan ocurriendo, de lo que harás a partir del capítulo 13 para parar la locura del bullying, del acoso, de las burlas injustificadas, de los menosprecios, de la destrucción del "débil" (y lo entrecomillo porque para mí el débil es el que se dedica a hacer daño a los demás), de la toxicidad hecha persona. No es una serie que nos de una respuesta, pero sí nos da las claves para que a partir de su final, seamos alguien distinto y mucho mejor que cuando la empezamos. Y sólo por eso, ya merece la pena verla.

Y qué queréis que os diga: nunca he tenido que padecer insultos, venganzas, risas malintencionadas o alguna de las cosas terribles que le ocurren a la protagonista, pero ¿eso es necesario para que se te rompa el alma viendo la serie? ¿Que tengas que apartar la vista ante ciertas escenas, ante el sufrimiento de una persona? ¿Que se te contraiga el pecho y te cueste respirar viendo tanta maldad? Yo creo que no, porque todo eso y mucho más he sentido viendo lo que le pasaba a Hannah. Cualquier persona con un mínimo de sensibilidad TIENE que empatizar con ello. Porque si no, no lo entiendo. Y la verdad, tampoco quiero entender esa persona si ese es el caso.

Porque lo peor de todo es que sí, esto es una serie, pero la realidad supera a la ficción. Que tristemente cosas así no suceden únicamente en la ficción, que la vida real es mucho más cruda y ahora, quizás en este momento, hay gente que está sufriendo en silencio. Y siento impotencia, rabia, tristeza y una necesidad inmensa de tender una mano a esas personas que están pasando lo indecible por alguien cobarde que paga su frustración con los demás. Nunca he soportado a la gente que se cree superior, que mira a los demás por encima del hombro, que menosprecia a los otros por el simple hecho de que no sean como ellos. 

Ya para finalizar, simplemente me gustaría recomendaros muchísimo que le dierais una oportunidad. No sé si he sido capaz de transmitir la esencia de la serie, el mensaje que quiere hacernos llegar, porque 13 Reasons Why más que una serie, es una enseñanza de vida. Quiere hacernos crecer, evolucionar y convertirnos a nosotros y a la sociedad, en algo mejor de lo que somos. En lograr que valoremos la vida, respetemos y permitamos ser felices a los demás. Vive y deja vivir.

Ojolisto

11 comentarios:

  1. Hola, bonita! Qué buena reseña. Siempre lográs que se note cuando algo te gusta o no te gusta, y cuando te gusta le ponés un montón de emoción <3
    En este caso, tengo sentimientos encontrados. Muchos me han recomendado la serie y el libro, gente en quien confío, pero otros cuyo criterio también me gusta han comentado que la forma en que se manejan ciertos temas es bastante complicada. Todavía no decidí qué hacer, porque justo es un tema que me toca de cerca (familia) y no tengo ganas de hacerme mala sangre.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Genial la reseña, pues la verdad es que aún no estaba convencida de verla porque no sabía si iba a ser muy adolescente, pero viendo tu reseña la verdad no lo creo. Me alegro que te haya conmovido, hoy en día cada vez es más difícil ver contenido real, todo es tan inverosímil y tan ideal. En fin, le daré una oportunidad, aunque sé que lo voy a pasar mal viéndola.

    Besos,

    Bibiana.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    No he visto aún la serie, pero espero empezarla este fin de semana. Pese a ello, tu opinión sobre esta serie habla por muchos de nosotros, esta sociedad es una autentica basura y es una lástima que no todo el mundo vea el daño que nos hacemos los unos a los otros, como para que desgraciadamente haya gente que llegue al extremo de quitarse la vida por no soportarlo más.

    Cuando vemos que alguien sufre algún tipo de acoso y no hacemos nada, somos tan culpables cómo el causante de ese acoso. Por suerte yo ni lo he vivido, ni nadie de mi entorno lo ha vivido.

    Lo peor sabes que es? Que cada vez, esos abusones, esos débiles como has llamado tú a los causantes del daño, lo tienen más fácil, las redes sociales y el anonimato les da una ventaja que antes no tenían.

    Ójala todo esto cambie en algún momento.
    Un beso muy fuerrrrte!

    ResponderEliminar
  4. Hola Bella! Muy buena reseña. La serie es increíble la verdad la vi toooooda en una noche. Hace muchos años que no hacía una cosa así pero no podía, simplemente no podía dejar de ver. Era viernes a la noche y cuando la termine me pilló el amanecer en estado de shock. Las actuaciones son brillantes. Los chicos se lucen sinceramente hace rato que no veía un cast tan bien armado. Sinceramente coincido contigo es fenomenal.
    El tema del bulling está increíblemente aparcado como es una gran pelota de nieve que crece y crece en la que son todos culpables por acción o por omisión. Y la importancia de la institución escolar como co responsable de esta conducta. Es la cereza del postre. Y como todo va creciendo en locura hasta terminar de la peor manera.
    PERO hay una cosa que me dejó preocupada de esta serie. Un vacío que me pareció muy grave. Y es la falta de hacer hincapié en que el suicidio no es la solución... No sólo eso. Hubiese sido posible porque estaban todos los elementos dados para dejar algún mensaje. Al menos una línea de atención al suicida con los créditos. Y este tema es particularmente grave porque la forma en la que la chica se mata y deja cintas grabadas y mapas diciendo tu culpa tu culpa tu culpa es demasiado... poética? Si es la palabra. Y esta serie (así como el libro) va apuntada a un publico adolescente que a veces no tiene los suficientes elementos para discernir ciertas cuestiones. Todo queda presentado de una manera en la que temo que corre riesgo de imitación. Y esto no es algo menor. Si bien el tema como está presentado deja una línea narrativa muy buena tendría que haber venido acompañado de algo más en este sentido. Y lo considero irresponsable. No en el caso de Hannah por obvios motivos pero el final del personaje de Alex les daba todo el puntapié para actuar en este sentido y una vez más lo dejaron pasar. Sinceramente es algo que No puedo dejar de notar y nubla la brillantez del resto de la serie que es para aplaudir de pie.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Justo hoy publiqué mi reseña de esta serie. La termine el martes pero tarde un par de días en procesarla. Como vos decís es una historia muy fuerte que te deja hecha pedazos, pero que es muy recomendable ver.
    Muy buena tu reseña!
    Saludos, Cati

    ResponderEliminar
  6. Hola !
    La verdad es que la estoy viendo ahora mismo, no me esta gustando tanto, no se, vamos a ver. Gracias por la reseña :)

    Abrazos !

    ResponderEliminar
  7. Me quedan solo dos capítulos que voy a ver ahora mismo, y aunque a mí las series rara vez me enganchan esta me atrapó por completo por el tema que mencionas, cómo nuestras acciones aunque parezcan mínimas pueden dañar a alguien.
    Un beso, nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Hace un tiempo que leo a todo el mundo en twitter entusiasmada con esta serie, pero realmente no sabía de qué iba (supongo que es lo que tienen los 140 caracteres...) y me estaba dando curiosidad. Ahora al explicar en qué consiste ¡Gracias! creo que es una serie que tengo que ver, sé que sufriré como si no hubiese mañana pero me gustan las reflexiones que pueden extrapolarse de estas historias.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Yo he leído el libro y he visto la serie, y la serie me hizo sentir muchísimas más cosas que el libro. Ni punto de comparación. La gracia está en que la serie te muestra los personajes con mucha más profundidad, podemos ver más cosas de su vida y de las razones que los llevaron a hacer lo que hicieron. El libro es más limitado, ya que el punto de vista de Clay no da para mucho más y, sinceramente, me quedé un poco decepcionada con el final del libro. Sin embargo, la serie ES CASI PERFECTA.
    Y digo casi, porque la escena en la que Hannah se mete en la bañera y pasa eso que sabemos pero que no quiero decir me pareció totalmente innecesaria y ni siquiera pude mirar, tuve que apartar la mirada de la pantalla :O
    Sin embargo, me parece que es un ejemplo perfecto de cómo nuestros actos tienen consecuencias, por muy pequeños que creamos que son, y de que nunca debemos juzgar a otra persona, porque no sabemos ni de lejos lo que está pasando en su vida.
    ¡Genial la reseña! ^^
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  10. Yo ya la he visto, creo que me la vi en 3 días. Creo que merece la mejor de los halagos y debería verse en todos los colegios. Porque no somos conscientes del daño que podemos provocar con nuestra pasotismo. Así que una serie que estoy recomendando todo lo que puedo. Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    He estado leyendo varias reseñas de esta serie y me sorprende que tan diferentes son entre ellas. Yo solo he visto dos capitulos y empatizo con lo que dices aquí, me cuesta trabajo entender como alguien, aunque no haya pasado por la misma situación, no pueda ponerse en los zapatos de los demás y al menos tratar de entender ese sufrimiento.
    Me ha gustado mucho tu reseña, se nota todo lo que te hizo sentir. Voy a ponerme a verla para terminarla lo antes posible.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Instagram